EL AMOR ES LIBRE. NING. COM

© Poetas Excelsos de América y España - Arte. Tango. Flamenco. Copla y Poesía.

Estaba esperando en la Gare del’Est en París. Llegaban de distintos puntos de América mis amigas, Lilian de Uruguay y Rosita de México. Faltaba la doctora Myriam que estaba en un congreso de “Corta y cose la herida, espaciando los puntos si el paciente es pobre”. Ella se nos uniría más tarde.

Estaba impaciente y nervioso, habían llegado en diferentes vuelos el día anterior. Había organizado su recepción en el aeropuerto y su alojamiento en el Mandarín Oriental, hotel de Gran Lujo. Había contactado con tiendas de la Rúe Saint Honoré para que les llevasen vestidos a las tres damas; ellos tenían maneras de averiguar sus tallas y gustos de una manera totalmente discreta. Las mismas tiendas les enviarían zapatos y joyas. Este viaje no lo debían olvidar nunca. Todas estas compras las trasladarían al Orient Express, donde nos esperaban tres espléndidas habitaciones.

Ya estaba impaciente, dentro de dos horas saldría el lujoso tren que nos llevaría a Estambul, pero haría una parada especial sorpresa. Este viaje duraría un día más.

Entonces las veo llegar, ¡Cielos, si son mucho más hermosas que en las fotografías! Llegaban riendo, Rosa y Lilian caminaban tomadas del brazo, su risa contagiosa se extendió por donde pasaban… era un gozo verlas. Seguro que su tema de conversación era Brad Pitt y el Cigala.

Les había hablado tanto de que yo era bajito y orondo, que me reconocieron enseguida, aunque las miradas de las dos se desviaban constantemente ante todo francés esbelto y sin compañía, que desfilaba ante sus ojos…

Por fin hablamos, oí la voz en directo de quienes tanto conocía a través de la pantalla, ver sus miradas curiosas, alegres, se notaba el cariño que nos teníamos…

Nos aposentamos en el tren, cada uno en su departamento. Ya estaba disfrutando esperando ver sus reacciones después de ver los vestidos y demás. Me había costado una fortuna, pero lo daba por bien empleado.

Salieron las dos juntas inquietas, felices, preguntaron el qué, el por qué, el para qué, siempre contesté con evasivas. No podía decir de donde salía todo este dinero.

Iniciamos el viaje contentos, hablando, comentando, notaba que las miradas de ellas se paseaban por la gente, afortunadamente, todo eran parejas… Nooo… no todos eran parejas, el personal del tren iba solo. Me decidí a controlarlos, no fuera que… Porque habían camareros apuestos… Madre mía, ya tenía ganas de llegar a Bucarest…

Fueron pasando los días, pero no me daban bola, coqueteaban inocentemente con un camarero que se parecía al Cigala, pero en rubio. Habían otros dos melenudos, tendría que hacer algo, no fuera que se estropease todo… pero no, tenía que esperar a llegar.

Llegamos a Bucarest, teníamos que pasar noche allí, les pedí se pusiesen las mejores galas porque íbamos a un palacio. Allí se reunió Myriam con nosotros, en vuelo de Buenos Aires, escala en Frankfurt y de allí a Bucarest. Yo me vestí con un esmoquin de noche, cuando salieron ellas casi me da un infarto, estaban bellísimas, pero temía que Myriam se cayera desde la altura de sus lujosos tacones de 15 cm… ¿centímetros o pulgadas?  Los tacones de Myriam eran especiales, vertiginosos. Ni que decir tiene parecían tres Blancanieves con un enanito…

Qué miedo decían, ¿no iremos al palacio del Conde Drácula? Jajaja. ─Yo voy cargada de crucifijos─ dijo Lilian, ─siempre sirven… dicen─ Pues yo llevo ajos─ dijo Rosy ─no temáis, si sale un murciélago de esos, de la primera golpiza lo dejo sin colmillos… jajaja─

Nos esperaba un coche de caballos, que habían recuperado de la película El jovencito Frankenstein,  nos trasladaría en una hora al palacio del Conde…¿de qué conde? me preguntaron, de un Conde venido a menos que alquila su palacio para eventos…

Ya llegaba mi momento. Había dejado indicios pero no los habían captado, no se preguntaban por qué estaban tanto por mí, no sabían de mi poder hipnótico incluso a través del PC, nunca pensaron en mi segundo apellido: Conde…

Dentro de poco serían mías para siempre, sin ellas saberlo, ellas no serían vampiras, a no ser que lo deseasen… Con unas gotas de cada una sería suficiente…Me relamía….

¡¡¡Francesc!!! Te has dormido!!!, ven vamos al departamento de Lil, tenemos que hablar antes de llegar al final del trayecto, yo vengo ahora ─dijo Rosy.

Fui a la suite de Lilian y me hicieron esperar, ellas estaban en el baño. Al poco llegó Rosy y a la vez salieron Lilian y Myriam. Estaban vestidas con corpiños de cuero negro, llevaban artilugios que me daban miedo.

─Bien Francesc─ dijo Rosy, ─a partir de ahora se han acabado tus escenitas, vas a ser nuestro esclavo, nos escribirás los poemas, los estudiaras y memorizaras y si miramos a un buen mozo ¡¡¡Tú te aguantarás!!!

Pensé que era una pesadilla y quise despertar, pero no. Allí estaban las tres mirándome como tres gatas y un ratón.

¡Qué miedo!

Las tres damas me sujetaron y me hicieron beber una pócima que había preparado Rosy, previo guiño de ojos al cocinero, que babeante le regaló los ingredientes necesarios.

Puse los ojos en blanco murmuré algo así como… “señor debían ser para mí, no yo para ellaaaaaaaasss….. y quedé profundamente dormido.

Después me explicaron que me pusieron unos sensores de los que detectan las alteraciones del sueño, (Myriam había sido efectiva y rápida, haciendo el envío desde Buenos Aires), en los dos dedos índice, en las tetillas y en el pre…ocupante estado que tenía la cosa. Los sensores los conectaron a una LapTop y la dejaron preparada para ir grabando los sueños…

El sueño de Francesc

Llegamos al castillo, a mi castillo! Salió a recibirnos el mayordomo Igor, que casi cuarenta años atrás hizo el papel de El Jovencito Frankenstein, seguía teniendo un ojo loco… y la chepa cambiante de lugar.

 -          Les estábamos esperando, la cena está servida.

Nos llevó a un salón iluminado con cien candelabros, era una mesa algo larga para cuatro personas, pero muy elegante.

Igor fue aposentando a las tres bellas señoras, y Rosy preguntó: ─¿Y Francesc?─

─Vendrá enseguida, está vistiéndose─ contestó el jorobado, clavando alternativamente su ojo más inquietante en las guapas mozas.

Había transcurrido media hora cuando de la escalinata apareció un hombre alto, delgado, que recordaba a Francesc, tenía la mirada penetrante y las tres se preguntaban quién era.

 

─Bienvenidas a mi mundo, vais a vivir un mundo de sensaciones inimaginables e irrepetibles, os acercaréis tal como os ordene mentalmente, una a una y me iréis ofreciendo el cuello, para que os deje mi marca. Tendréis poderes como yo, pero lo podréis compaginar con vuestra vida normal, podréis dominar a voluntad a quien deseéis, podréis… ¡¡¡¡¡AYYYYYYYYYY!!!!!, ¿Qué pasa dónde estoy?

 El despertar

─ ¡Pervertido, murciélago de pacotilla! ¡Ya te vamos a dar mordisquitos a ti! ¡Con las pirañas te vamos a meter!─ Las tres estaban fuera de sí, habían comprendido que yo era un manipulador, cuando se enterasen de que el dinero para el viaje lo había adelantado una editorial que tenía todos los derechos de mi futura novela “Las maduras Vampiras de América”, mi vida podría tener un destino inesperado.

 Me tuvieron atado a la cama, me alimentaban, me dejaban entrar al baño, quedándose las tres en la puerta vigilantes, me volvían a atar y al caer la tarde desaparecían. Desde mi habitación oía las risas de lo bien que se lo estaban pasando, los chistes de Rosa y las ocurrencias de Myriam, que estaba bailando y grabándose en vídeo, estaban tan distraídas que ni se miraban al camarero cuando les llevaba las viandas…

 Al final les tuve que confesar la verdad: Había inventado el viaje para hacer la novela, pero todo se había ido a la porra, al no poder escribir el libro me llevarían a prisión… Me dejaron sólo un par de horas. Regresaron y me rodearon. Rosy tomo la palabra: ─Francesc porque nos has querido, al menos eso nos parecía, y porque nos lo hemos pasado muy bien a tu costa, (y lo que queda por pasar…) Eso de tenerte medio esclavo nos ha gustado, hemos decidido que el libro se va a escribir, pero lo haremos nosotras, tu figurarás como autor, pero nos firmarás un documento que impedirá librarte de nosotras. Tú no irás a la prisión, nosotras te tendremos como esclavo que tendrá buen cuidado de ser el primero en comentar nuestros poemas, ¡Y nada de boludeces!, dejarás bien claro que somos las mejores. Te tendré controlado mediante pócimas que no sabrás como ni donde, pero las tomarás debida y puntualmente.

Y esta es la triste historia de un escritor con tres bellas “negras” (escritoras que trabajan para otro) que le escriben sus obras, pero el precio a pagar es demasiado caro… esclavitud de por vida, pero son tan simpáticas….

Francesc García Conde

Barcelona 2013 actualizado Agosto 2017

Visitas: 24

Respuestas a esta discusión

jajajajajajaja ay Francesc que momentos tan inolvidables los de este viaje, disfrutè mucho en su momento y hoy que lo haz actualizado me vuelve a encantar y me emociona imaginar todo eso, es fantàstico, gracias por traerlo de nuevo, felicidades!

Un abrazo gigante.

Y yo mientras lo repasaba me moría de la risa, jajajaja, que cosas se nos ocurrian... pero no hay otra  como la saga que escribió Fabio involucrándonos a todos los miembros, claro que allí yo salía ganando porque tenía tres mujeres.

La cuestión es compartir estos momentos que acercan continentes. Un abrazote Rosy.

Bueno Francesc!!... Al fin termine de leer esta suspicaz y escalofriante obra!!... Deberias de dividir esto en capítulos!!...No te creas!!... Jajajaja!!...

La Rosy y la Lilian tienen los mismos gustos que tu y yo no quiero que se me presentan inesperadamente.

Esta historieta fue y seguira siendo un éxito!!...

Abrazos y mil felicidades!!.... Fabio..



¡Cuántos mordiscos Fabio! Creo que los miembros de la página deberían hacer provisión de ajos, jajaja

Siento mucho el cansancio ocular que te he causado. Y el destacado es para Lilian y Rosy que con su simpatía generaron el relato.

Gracias Fabio por tu paciencia, sigue cuidante que estos momentos son para no olvidar.

Un abrazo, Francesc.

RSS

Cumpleaños

Miembros

Poetas Excelsos.

**************************************************************

*******************************

Federico Garcia Lorca.

Gustavo Adolfo Bécquer

Antonio Machado.

Pablo Neruda.

Gabriela Mistral.

Gabriel Garcia Marquez.

Porfirio Barba Jacob.

Julio Florez.

Ricardo Nieto.

Ismael Enrique Arciniegas.

Jorge Robledo Ortiz.

Jorge Luis Borges.

Alfonsina Storni.


Mario Benedetti.


Andres Eloy Blanco.

Amado Nervo.

Cesar Vallejo.

Ruben Dario.

Claudia Lars.

Aquileo J. Echeverria Zeledon.

José Ángel Buesa.


José Marti.

Gertrudis Gómez de Avellaneda.Miguel Ángel Asturias

Rogelio Sinán.

walt whitman

© 2017   Creado por Fabio A Pabon M. Curandero tango.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio